Inicio | Preguntas frecuentes | Contacto | Enlaces | Página internacional |
Quiénes Somos El Riñón Tratamiento y Cuidados Productos Calidad Pacientes Dónde Estamos
Noticias y Novedades
Publicaciones
Eventos
 
Embarazo en Hemodiálisis
Pasar los meses de embarazo en un tratamiento de hemodiálisis es una realidad para algunas mujeres. Dado lo delicado del tema, es interesante indagar en él y saber cómo vive su terapia una mamá que espera a su hijo sobrellevando este tratamiento. 
 
Uno de los momentos más especiales e inolvidables en la vida de una mujer es el embarazo. En el caso de aquellas mamás que deben llevar un tratamiento de diálisis en estas condiciones, sin duda lo es más aún ya que requieren de todo el cuidado y atención de sí mismas, su familia y su red de apoyo. Conversamos con el Dr. Otmar Rendic, Director Técnico NephroCare IV región, quien ha tenido casos interesantes y exitosos en los últimos dos años en las clínicas de la zona. 

El Dr. Rendic nos comenta que en mujeres en edad fértil sometidas a esta terapia, el embarazo no es frecuente. La frecuencia de concepción se aproxima a 1% por año y el diagnóstico de embarazo reviste cierta dificultad, por lo cual es necesario realizar una ecografía obstétrica para la confirmación.

La enfermedad renal crónica terminal agrava el pronóstico materno y fetal. La madre tiene mayor riesgo de hipertensión gestacional y de patologías propias del embarazo, entre ellas pre-eclampsia y eclampsia, lo que condiciona mayor riesgo de mortalidad de ella. En estos casos, el feto está también expuesto a mayor riesgo de muerte, prematurez y retardo de crecimiento intrauterino.

¿Cuál es el porcentaje de embarazos de término exitosos de las embarazadas que se dializan?
Los avances en el manejo multidisciplinario de esta etapa en la terapia dialítica han logrado mejorar la frecuencia de recién nacidos vivos, 40 a 85% de recién nacidos vivos en el total de gestaciones. 

¿La diálisis provoca algún daño al bebé en gestación, o no tiene impacto en él?
La diálisis debe intensificarse con el fin de proporcionar al feto el medio interno más apropiado para su adecuado crecimiento y desarrollo, de hecho esto puede mejorar su edad gestacional y peso. La recomendación es aumentar la frecuencia de las sesiones de hemodiálisis, desde una modalidad trisemanal a diaria (lunes a sábado), aportar dosis suficientes de Eritropoyetina y Hierro endovenoso para garantizar una adecuada corrección de la anemia materna, y revisar el listado de medicamentos en uso, suprimiendo aquellos contraindicados en embarazo.

En relación al momento del parto, el Dr. Rendic señala que el obstetra debe planificar meticulosamente la fecha apropiada para interrumpir el embarazo, procurando compatibilizar madurez fetal y riesgo materno-fetal. Idealmente se interrumpe alrededor de las 37-38 semanas de gestación, y posteriormente la madre debe retomar la modalidad de hemodiálisis trisemanal. Para el éxito de esta etapa es determinante el trabajo en equipo y el enfoque multidisciplinario (obstetra, nefrólogo, enfermera diálisis y  nutricionista).

Respecto al amamantamiento no existe contraindicación para que las mamás amamanten a sus hijos, aunque según el doctor “en nuestra experiencia la lactancia materna plena es infrecuente en esta situación”.

La diálisis es una terapia segura durante el embarazo e indispensable para que este proceso llegue a término de manera exitosa.