Inicio | Preguntas frecuentes | Contacto | Enlaces | Página internacional |
Quiénes Somos El Riñón Tratamiento y Cuidados Productos Calidad Pacientes Dónde Estamos
El riñón
Enfermedad renal
La Importancia del diagnóstico inicial
 
Enfermedad Renal
En ocasiones, los riñones no pueden seguir manteniendo sus funciones vitales debido a alguna enfermedad o a causa de daño físico.

Cuando los riñones no son capaces de eliminar el exceso de agua y desechos de la sangre, causan malestar o algunos síntomas específicos.

Todo esto se diagnostica como insuficiencia renal y ésta puede ser aguda o crónica. La insuficiencia renal aguda es un deterioro grave súbito o una pérdida temporal de la función renal.

La insuficiencia renal aguda puede estar causada por una infección grave, grandes quemaduras, intoxicación química o sobredosis de drogas, accidentes o cirugía mayor, conduciendo al fallo renal.

Esta condición es reversible cuando se elimina la causa del problema y los riñones comienzan a funcionar correctamente de nuevo. Las personas que tienen este tipo de problema solamente necesitan realizar diálisis por un periodo de tiempo limitado, hasta que se recobra la función renal normal.

La Insuficiencia Renal Crónica aparece cuando una persona sufre pérdida gradual y normalmente definitiva de la función renal en el tiempo. Esto ocurre gradualmente, normalmente en muchos meses o incluso años. Desafortunadamente, la Insuficiencia Renal Crónica (IRC) no puede curarse y es irreversible. Existen varios estadios, dependiendo de cuán crónica es la enfermedad. El grado de insuficiencia renal se diagnostica por análisis de orina y de sangre.

Existen diversos términos para describir la insuficiencia renal. Son Insuficiencia Renal Aguda (IRA), o Insuficiencia Renal Crónica (IRC) y el estadio pre-terminal de la enfermedad también se conoce como “pre-IRCT – pre Insuficiencia Renal Crónica Terminal”.


Algunos síntomas de la insuficiencia renal son:

» Extremo cansancio
» Náuseas y vómitos
» Dificultad respiratoria
» Dificultad en conciliar el sueño
» Hinchazón de la cara, manos y pies
» Pérdida de apetito
» Picores
» Tensión arterial alta (hipertensión)


Algunos síntomas se deben al aumento de sustancias de desecho en la sangre y a un exceso de líquidos que dañan a su cuerpo. El aumento de esas sustancias se denomina uremia.

Algunas personas con Insuficiencia Renal Crónica pueden tener retención de toxinas (desechos) incluso pudiendo orinar: la cantidad de desechos en la orina es bajo, mientras que la cantidad de toxinas en su sangre aumentará constantemente. Esta es la razón por la que mientras se controla la pre uremia crónica, se le solicitará periódicamente recoger su orina durante un periodo de 24 horas y realizar análisis de sangre.

Su médico examinará los resultados de estos análisis, poniendo especial atención en los valores de creatinina, urea y aclaramiento de creatinina.

Los resultados permitirán a su Nefrólogo valorar la pérdida de función renal, para poder decidir si debe y cuándo ha de comenzar la diálisis. La insuficiencia renal progresa por etapas y puede mantenerse en la etapa inicial durante muchos años sin mostrar ningún síntoma.

Pueden aparecer los síntomas de la enfermedad cuando el riñón deja de funcionar.

Por esta razón es importante tener un Nefrólogo que establezca y controle su tratamiento años antes de la etapa final de la enfermedad.

Existen muchas enfermedades que pueden ser la causa directa o indirecta de la Insuficiencia Renal Crónica.

Las dos causas principales son la diabetes y la hipertensión.

Otras causas de la insuficiencia renal son:

» Glomerulonefritis
» Arterioesclerosis
» Anomalías congénitas del tracto urinario
» Obstrucciones del tracto urinario
» Toxinas
» Riñón poliquístico
» Infección
» Cálculos renales
» Trauma (lesión física)